Palestina e Israel


El estado de Israel tiene, evidentemente, todo derecho de existencia. El estado de Palestina también. Lamentablemente, el estado de Israel sigue ocupando tierra ocupada palestina sin ningún derecho, basados en que en ese terreno hubo un estado judío más de dos milenios atrás.

La gran mayoría de los palestinos son descendientes precisamente de esos judíos que siempre vivieron en esa zona. Solo algunos grupos emigraron luego y aun estos tienen más tiempo en ese territorio de lo que han tenido los que se se consideran los únicos herederos de la región entre el Mediterráneo y el río Jordán. Ahora no solo se les impide vivir en el territorio de Israel a los árabes expulsados en 1948, sino que se les va expulsando de Jerusalem Oriental y de decenas de otros sitios que los israelitas ocupan desde 1968 en cisjordania.


Si tratas de viajar por lo que queda de la tierra palestina, verás que es un territorio menor que Aragua, que tienes que pasar por decenas de controles militares del ejército israelita y que al pasar pierdes horas. Desde 1968 los israelitas han asentado en ese territorio más de medio millón de personas en Cisjordania. Hay unos 2400000 árabes en la Cisjordania y un millón en Gaza.

Los israelitas conservadores y de extrema derecha arguyen que quien los critique es un antisemita. Dicen que están haciendo concesiones, lo que es ridículo: están tomando posesiones palestinas y quieren hacerle creer al mundo que el dejar de tomarlas o el tomarlas con menos rapidez es una concesión.

Los palestinos son al menos tan semitas, si no más, que los israelitas.

El estado de Israel debe aceptar las fronteras de 1968. Los palestinos también deben aceptar al estado de Israel.