Criminalidad en tiempos de Gómez

Lo que ven en este gráfico es la tasa de asesinatos aproximada en Venezuela de tiempos de Gómez.


La tasa se basa en el censo de 1921 y en los asesinatos por región de una década anterior según los pude recoger del libro alemán Venezuela: ein Führer durch das Land und seine Wirtschaft, de Otto Bürger. La tasa de asesinatos nacional era de aproximadamente 22 asesinatos por 100 mil habitantes. Los estados más peligrosos eran Táchira y Lara, seguidos de Falcón y Carabobo. Curiosamente, Guárico y el Distrito Capital (que indiqué como Caracas) parecían ser súper seguros. Amazonas ni aparece. En aquel entonces se calculaba que la población de esa región no llegaba a los 4000 habitantes. Por supuesto que debemos tener en cuenta que una tasa puede fluctuar más cuando se trabaja con números absolutos bastante limitados. En esa Venezuela de dos millones y pico de personas fueron asesinadas poco más de 500 personas en un año. ¿Qué podemos colegir de esto?

Ciertos grupos  dicen que la criminalidad se desató en Venezuela ya antes de la llegada del golpista de Sabaneta: que todo comenzó con la Cuarta República, que todo comenzó con CAP, que la cosa comenzó con los ochenta. Esas personas padecen de miopía histórica: solo conciben la historia relacionada con lo que vivieron ellas mismas o las personas cercanas a ellas.

Como he mostrado en otros posts, el verdadero salto de la violencia se produjo a partir de 1999: la tasa de asesinatos pasó de 19 por 100 mil habitantes en ese momento a 34 asesinatos por 100 habitantes para 2002. Poco después el gobierno chavista dejó de enviar datos de los asesinatos a las Naciones Unidas. Pese a la negativa del régimen de entregar estadísticas oficiales de manera regular, tenemos buenas fuentes basadas en registros de morgues, de organizaciones no gubernamentales y de declaraciones no oficiales. Todos estos datos se pueden corroborar cuando uno ve la lista de asesinatos de ciertas regiones y realiza las proyecciones adecuadas. La tasa actual supera los 65 asesinatos por 100 mil habitantes, algo que no tiene comparación en el resto de Suramérica en estos momentos, algo que solo es peor en un par de países mucho más pequeños y pobres que Venezuela.

Es verdad que la tasa de asesinatos subió de unos 10 asesinatos por 100 mil personas en los setenta a los 19 por 100 mil cuando los militares volvieron al poder, pero si comenzamos a ver un poco más hacia atrás, nos daremos cuenta de que esos 10 por 100 mil fueron menos que en épocas pasadas, épocas que ahora son vistas como "sanas".

Es probable que solo haya habido dos épocas más brutales para Venezuela: la Guerra de Independencia y la Guerra Federal.