Identificando prioridades para la oposición






















Una de las cosas más tristes que he visto en Venezuela es la incapacidad de ver prioridades. Los líderes de la oposición, los representantes de universidades y las federaciones de padres y representantes están fallando gravemente. El chavismo no sabe nada de prioridades para sacar a Venezuela adelante, pero aun y a pesar de su creciente impopularidad, sabe mejor cómo mover a las masas.

Es una vergüenza que las mejores explicaciones de por qué la ley es mala no vienen de los venezolanos, sino de los británicos (The Economist, en inglés) y de los argentinos (El Clarín). En Venezuela se discuten las cosas menos graves y nos enfrascamos en usar argumentos falsos (patria potestad).

La ley de educación es una basura, pero los que han tomado la palabra por parte de la oposición se enfocan en lo que esa ley afectará al 20% de los alumnos que van a colegios privados. No han conseguido mover a la gran mayoría de la gente para que proteste por la ley. Están tan ensimismados que no ven las necesidades de los demás, aun cuando desde el punto de vista puramente propio ellos podrían ganar si involucran a la población en su conjunto.

El gobierno dice que esta ley posibilitará que los pobres vayan a la universidad y cosas semejantes. La oposición tiene que tener una visión más completa de las cosas y DIRIGIRSE a la gente que aun es nini o chavista light y decir cómo el gobierno se aleja cada vez más de esto.
La oposición debe explicar que:

1) lo primero es mejorar la calidad real de las escuelas públicas venezolanas; de poco vale una chica o un chico vaya a la universidad con un nivel que en otro país lo tendría una persona en primaria, y al final no aprenda nada. Aunque se pueden hacer cursos propedéuticos y cosas semejantes, esto no es la solución al horrible nivel educativo que tiene la mayoría de los bachilleres venezolanos.

Solo c
uando el gobierno garantice buenas escuelas públicas, los alumnos de esas escuelas serán tan buenos como los otros y estarán bien representados al entrar y al graduarse de la universidad. El nivel universitario de TODOS mejorará. Ahora el gobierno pretende pasar el problema de la educación a las universidades

2) los maestros venezolanos ganan una miseria mientras que los diputados venezolanos ganan más neto que los diputados de los países más ricos del mundo. El ratio entre lo que ganan los maestros en Venezuela y los diputados no debe ser varias veces más injusto que en el de los países desarrollados.

3) el gobierno rechaza la transparencia y desde 1998 se ha negado a participar en proyectos internacionales de evaluación académica: Venezuela, Ecuador y Bolivia son los únicos países suramericanos aparte de los minúsculos Surinam y Guyana que se NIEGAN a participar en PISA. La razón es que el gobierno sabe que los alumnos venezolanos serían los peores y si Venezuela participa en PISA, todo el mundo se enteraría de ello.

La oposición tiene que darse prisa y divulgar este mensaje. Tiene que mover a todos los venezolanos para que todos salgan a exigirle al gobierno chavista que respete el pluralismo y que no politice la educación, pero ante toodo que mejore la educación básica real de todos. Para eso tenemos que exigirle al gobierno que rinda cuentas reales sobre la mejora de la calidad de la educación. De nada valen papelitos si los venezolanos son los peor educados en el mundo. Es necesario que haya controles independientes sobre cómo se comparan los alumnos de Barlovento y Barinas con los de Medellín, Ottawa, Santiago o Berlín, no chavistas pendejos que nos vengan con números falsos sobre alfabetización.

En inglés A, B.