El culto venezolano a los militares









































Aquí tienen un par de mapas que muestran los estados y municipios venezolanos con nombres de militares. En azul claro pueden ver aquellas regiones que se llaman "Simón Bolívar" o "Bolívar". En azul oscuro están aquellas que se llaman "Libertador". En rojo se presentan los estados o municipios que tienen nombres de otros militares que lucharon en la Independencia de Venezuela. En amarillo están las regiones con nombres de militares que fueron activos después. Realmente no hay ningún país que exprese de manera tan exagerada en su toponimia una adoración a figuras militares como Venezuela. Solo tienen que comparar nuestro mapa con el de nuestros vecinos.

Estoy convencido de que Venezuela debe dejar de una vez por todas su obsesión con los militares y en especial su obsesión con los tiempos de la Independencia. Esto no significa que rechacemos la enorme importancia de esa época. Lo que debemos tener en cuenta es que muchos "historiadores" venezolanos, en especial en el siglo XIX o gran parte del siglo XX, llevaban a cabo un culto a la personalidad desmedido (más que en Francia con Napoleon, en EUA con Washington o en Alemania con Bismarck), que no investigaban la historia de manera profesional y que los políticos usaban y usan estos ídolos para proyectarse a sí mismos (cosa que seguimos viendo hoy en día mejor que nunca) y que la historia es más que ese período.

La Independencia fue mucho más una obra de todo un movimiento que de una docena de personajes. Ninguno de esos personajes que ahora idolatran los venezolanos fueron los seres casi inmaculados que la pseudo-historia venezolana pretende vendernos.

Debemos conocer bien toda, toda nuestra historia, desde el desarrollo de las culturas precolombinas y la historia que traían los canarios y gallegos, los congoleses y los guineanos hasta las vidas de esos científicos olvidados como del Pozo o la politización del caso de Humberto Fernández Morán. Ni siquiera puedo decir que aquellos que citan a Fombona o directamente a Bolívar tengan un conocimiento particularmente bueno de lo que realmente ocurrió en tiempos de la Independencia.

Un libro que recomiendo: "Porqué no soy bolivariano", de Manuel Caballero.

2 comentarios:

Julio César Fernández dijo...

Bueno en realidad hay muchas ciudades de paises que tienen los nombres de militares en este momento se me vienen varios en Argentina.

Kepler dijo...

En mi bitácora en inglés escribí con más detalle sobre este tema y dije que también se veía eso en otros países de América Latina, aunque no en tal grado. El militarismo es una enfermedad general en América Latina y mientras más esté sumido el país en caudillismo más nombres de milicos tienen y más se cultiva el culto a los milicos.

Sé que Argentina, Chile y todos los otros países suramericanos tuvieron su serie de dictadores militares. Ahora bien, si te tomas la molestia de ver la historia de Venezuela y contar los años en que hubo gobiernos de civiles en el siglo XIX o XX y los que tuvo Argentina o Chile, verás que salimos peor. Por cierto: Argentina ha tenido más milicos que Chile a partir del siglo XIX. No es raro que aun persista el sentimiento hacia Perón y el gobierno actual se base en parte en un romanticismo hacia un caudillo que gozó de una prosperidad creada por otros.

En cualquier caso: ya es hora de que veamos de manera más crítica a los supuestos "héroes" y entendamos que los grandes libertadores fueron todos los del pueblo.
Necesitamos un poco más de admiración por logros científicos, logros de carácter social y sostenible (que no son demagógicos) y menos admiración por las charreteras.