Quedándose en casita



Quico escribe en su bitácora en inglés sobre los proto-candidatos de la oposición : ya Ravel, Delsa Solorzano, Muchacho, Liliana Hernández, Simonovis, Vecchio, Machado se han postulado. Ellos y otros quieren ganar un par de zonas donde la oposición está en súper clara ventaja.

Yo me pregunto cuándo la oposición va a ver que tiene que salir de sus núcleos de siempre, que la gente tiene que pasar tiempo donde vive la mayoría de la población. He dicho esto varias veces: la mayoría de la población vive fuera del grupito de Caracas-Maracaibo-Valencia y ante todo fuera de las zonas "bien" de esas tres metrópolis.

Una tercera parte de la población vive en zonas muy cercanas, muy urbanas, pero donde los líderes de oposición no se aventuran. Aun cuando estos decidan solo ir por "lo facilito": lo mínimo que deben hacer es invertir tiempo en entrenar a posibles líderes en esas zonas. De lo contrario nos vamos a quedar "predicando a los convertidos".

Todos esos candidatos que mencioné se están postulando para sitios que corresponden a tres o cuatro de los puntos amarillos en el mapa. Esos puntos amarillos corresponden a poblaciones que oficialmente tienen más de 100 mil habitantes. La gran mayoría de los otros puntos amarillos y otras zonas con tantos habitantes pero que son una mezcla de uranizaciones carecen de un solo candidato conocido. Nadie quiere moverse hacia allá ni para ayudar una hora.

Lo realmente triste es que la gran mayoría de los posibles candidatos en esas zonas no tienen el know-how, el entrenamiento, para saber realizar una buena campaña. Si agregamos a esto la falta de recursos, tenemos una situación delicada. Nosotros, la oposición, debemos enviar gente a esas zonas que entrenen a posibles líderes, que a su vez puedan entrenar a otros y comenzar a llevar un mensaje en esas zonas.

Ahora no tenemos tiempo qué perder haciendo propaganda para el Norte de Valencia, para Naguanagua, para el este de la capital. Tenemos que ir a la zona Sur de Valencia, a los municipios Libertador en Carabobo y Caracas, pero también enviar agentes multiplicadores a grandes conglomeraciones como Puerto Cabello, Los Guayos, Guaira e incluso a Maturín.

Hay que mover esos pies. Y luego, el día 26 de septiembre, los que viven en el Norte de Valencia o en el este de la capital no pueden pretender que van a ayudar mucho si se quedan todos juntos a cuidar lo que ya está cuidado. Hay que repartir las fuerzas para garantizar el triunfo en nuevas áreas.

Hay otra cosa que la oposición tiene que hacer: tiene que hacer hincapié en presentar nuevas ideas y llamar a la gente a votar por más pluralismo, más competencia y planes concretos para resolver los problemas del país.