En qué difiere Venezuela del resto de América Latina

Venezuela comparte muchas cosas malas y buenas con el resto de América Latina. Aun así, hay una en la que Venezuela es claramente diferente: en nuestro país no existen partidos políticos propiamente dichos. Existen asociaciones para la promoción de caudillos o protocaudillos. En otros países americanos también hay caudillismo, también hay figuras que dominan a un partido (peronismo, uribismo), pero no hay nada, absolutamente nada que se compare a Venezuela.

En Venezuela ya desde hace décadas no existían cinco, diez, veinte, treinta, sino muchos más partidos. En el poco tiempo en que en Venezuela no han mandado los militares, han dominado dos partidos. Estos tenían algún tipo de pseudoideología, aunque la misma era bastante vaga y el caudillismo y la falta de elecciones internas predominaban. Tras la vuelta al poder de los militares en 1998 y el dominio que estos tienen de los petrodólares, se hizo evidente de nuevo que los partidos políticos en Venezuela no tienen ideologías y, lo que es peor, no tienen programas concretos para el desarrollo sostenible del país.

Ha habido varias razones por las que en Venezuela jamás cuajaron partidos "de verdad":

1- el culto enfermizo a una figura, Bolívar, empezó desde muy temprano (recordemos que Bolívar hasta se hizo pasear en una carroza por Caracas entre unas chicas vestidas a la usanza griega)
2- Venezuela ya venía con un retraso enorme a nivel educativo en la América Latina misma desde los tiempos coloniales: fue la cenicienta tras el colapso de la explotación de perlas y el fracaso en hallar oro o plata, fue una de las últimas regiones donde llegó la imprenta y a ella llegó la universidad con más de dos siglos de retraso en comparación con México o Perú
3- el protagonismo obligado de Venezuela en las guerras de Suramérica provocó la muerte o la emigración de una gran parte de grupos más o menos educados
4- los caudillos militares jamás quisieron que madurara una población dispuesta a discutir ideas, solo querían que la gente los adorase a ellos como a herederos de un Bolívar mítico que jamás existió.

En el estado Carabobo la oposición es mayoría. La mayoría no es muy grande, pero pasa el 54% de la población. Aun así, el gobernador, el caudillo Salas Junior, apenas consiguió ganar en las últimas elecciones, se perdió - en gran parte por culpa de Salas - el municipio Valencia, donde hay una clara mayoría opositora y la oposición solo consiguió ganar dos municipios: Naguanagua y San Diego.

En Carabobo hay más de 50 (cincuenta) "partidos". Esto no se ve en ninguna otra parte de América Latina. Estos 50+ "partidos" apenas representan una decena - máximo - de supuestas ideologías. En realidad solo unos pocos tienen más que un par de slogans y ninguno ha presentado un plan de desarrollo como se suele hacer en otros países. En Colombia, en Argentina, en Chile, solo habría una docena de partidos. En Carabobo, como en el resto de Venezuela, aun en el siglo XXI no se sabe qué es realmente un partido político.










En este mapa pueden ver algunos de los "partidos" en los municipios en que obtuvieron más de mil votos. PJ en amarillo, Proyecto Venezuela-Carabobo en azul, AD en blanco y Cuentas Claras en verde. Hubo otros partidos de oposición que obtuvieron algunos miles en algunos municipios, pero la mayoría obtuvo apenas unos cientos de votos en cada región.















El partido "cívico-militar" PSUV obtuvo claramente más votos fuera de Valencia. En Valencia obtuvo menos votos que la oposición, pero pudo ganar porque esta apareció representada por un montón de proto-caudillos.