Humboldt y la sed de poder de Bolívar

Humboldt no era, realmente, el amigo que Bolívar quería hacer de él. Humboldt le agradeció a Bolívar que le facilitase el envío de ciertos objetos de interés científico, por ejemplo, pero también hizo esto con Emparan y muchos otros. Humboldt favoreció desde siempre la independencia de Hispanoamérica, pero era un individuo también prudente.

Un fragmento de una carta de Albert Gallatin a Humboldt, escrita en 1827, dice lo siguiente:

"Bolívar ha sido, sin lugar a dudas, extremadamente útil. Es a él a quien principalmente se debe la independencia de Colombia y del Perú. Fue un hombre necesario, pero cada vez estoy más y más convencido de la opinión que Usted me manifestó: que es infortunado haber reunido bajo un mismo gobierno Venezuela con Bogotá y Quito. Los movimientos de Páez se deben al descontento que ocasiona esta unificación. La llegada de Bolívar probablemente reestablecerá el orden, pero a costa de la libertad, y si todo recae sobre él, si las instituciones carecen de fuerza, habrá una disolución cuando muera, si es que conserva hasta ese momento su fuerza...."