La oposición tiene problemas

Yo escrito en inglés y alemán en mi blog Venezuela-Europa. Lo hago ante todo para informar a mis amigos europeos sobre lo que pasa en mi país. No quiero hablar con ellos todo el tiempo de política venezolana cuando los veo, así que les dije que viesen esas páginas si quieren saber algo más. Aparte de eso, mando algunas entradas del blog a algunos medios de comunicación extranjeros, en especial cuando escribo en alemán. Hay muy poca información en alemán sobre lo que ocurre en nuestro país. Si escriben algunas palabras en alemán sobre política y Venezuela, varios de los primeros resultados serán de mi blog.

Mi público principal en ese blog no es, pues, el venezolano. Sería increíble que lo fuera: el idioma materno de casi todos nosotros es el español. No sé si haya alguien que tenga un blog en wayúu, en pemón o en warao, pero básicamente todos los venezolanos hablan el idioma de Cervantes y de Carlos Fuentes, no el de Shakespeare. Quizás haya un grupito de venezolanos perfectamente bilingües en inglés y español, pero estos no son más que una fracción súper diminuta.

Hay un blog sobre Venezuela en inglés muy conocido entre los anglófonos interesados en América Latina: Caracas Chronicles. Lo sigo de manera regular porque a veces tiene información interesante sobre Venezuela, pero ante todo porque me permite seguirle el pulso a un grupo de la población venezolana que tiene unas conecciones con la cúspide de lo que es oposición en Venezuela hoy en día.

Los blogueros Juan y Francisco (alias Quico) son venezolanos que viven ahora en el extranjero, como yo.

Juan, uno de los blogueros, escribió lo siguiente (mi traducción):

"Cuando nos despertamos el 8 de octubre, nos dimos cuenta de que el país que pensábamos conocer no es el país que tenemos. Eso me motivó a concluír que éramos inelegibles - la pudrición está asentada a tal profundidad, ha impregnado de manera tan fatal nuestra psique colectiva, que no hay campaña alguna o algún discurso que puedan eliminarla. Necesitamos planificar para cuando toquemos fondo. Es por eso que mi enfoque ahora es más usar este blog para ejercer presión sobre nuestros líderes para ese momento, al forzarlos a decir las cosas como son y no como pensamos que la mayoría que adora a Rosita y a los pranes quiere oírlas"

Es en estos momentos cuando uno se da cuenta de que la oposición está muy jodida. 

En primer lugar, Juan y Quico creyeron hasta el final en unas encuestas y comentarios de los grupitos de siempre de Caracas sin tratar de investigar más allá. Aparentemente no tienen muchos contactos fuera de una serie de grupitos que se conocen entre sí, no tienen contactos reales con la gigantesca mayoría, la mayoría que no habla inglés, que probablemente jamás ha estado en Estados Unidos o Europa. Yo también me sentí entristecido por los resultados. Sinceramente, no sabía exactamente qué pasaría el 7. Aun así, para mí no hubo gran sorpresa. De hecho: cuando hablaba con mis familiares - todos viven en Venezuela- en los días previos a las elecciones, me la pasé diciéndoles que no se deprimiesen cuando saliesen los resultados, que los venezolanos aun no entienden lo que es el ciclo petrolero, que hay que pensar a largo plazo, que la oposición debería haber estado creando grupos de debate sobre el país para después de las elecciones, etc. Juan y Quico tuvieron que recibir los resultados de las elecciones para "enterarse" de lo que opina el venezolano.

En segundo lugar Juan y Quico pretenden escribir en inglés para políticos cuyo idioma materno es el español. Si un político venezolano habla mejor el inglés que el idioma de casi todos los venezolanos, difícilmente podemos decir que tenga una conección real con la población de nuestro país. ¿Cuál es el objetivo de hablar con esos políticos? ¿Es que realmente pretenden que semejantes políticos deben tener una influencia cuando las cosas "toquen fondo"?

La situación de Juan y de Francisco me recuerda la de la Corte Rusa en el siglo XIX y ante todo a comienzos del siglo XX. Los hijos de Nicolás y Alejandra siguieron hablando inglés y francés hasta el final. Si un par de venezolanos se siente incómodo escribiendo en cristiano, realmente debería pensar si no sería mejor escribir sobre Canadá o Estados Unidos.

Finalmente: Juan nos quiere decir que porque la mayoría votó por Chávez, esta mayoría adora a los pranes. ¿Tengo que explicar lo desconectado que puede estar él al decir eso?

Jamás tuvieron contacto con la gigantesca mayoría de los venezolanos. Me pregunto porqué los venezolanos, el día en que Venezuela "toque fondo", tendrían que prestarles atención a ellos o a políticos que los lean.


Alexandra Fedorovna