Un mexicano desnuda Venezuela

Un académico mexicano ha publicado un artículo enormemente bueno sobre su visita a Venezuela y su encuentro con la "crême de la crême" del chavismo.

El artículo es largo, pero vale la pena. Helo aquí.

3 comentarios:

Sol dijo...

Hola Kepler.

Muy interesante la crónica, se me antoja extensa ya que el autor se explayó en detalles harto conocidos para nosotros.
Rescato el temple demócrata del articulista cuando desde el inicio de su periplo "turístico" se encuentra con una realidad política diametralmente opuesta a las convicciones democráticas más elementales: alternabilidad en el poder y el control de éste último a través de instituciones que gocen de autonomía. Situación que ni por aproximación se vive en nuestro pais.
Es triste que alguien de afuera pueda a través de una visita de pocos días, radiografiar una realidad que nos aplasta y carcome. Es horrible todo lo que actualmente nos sucede como pais y no queda de otra más que seguir insistiendo desde el diálogo constructivo, aún cuando los protagonistas de esta debacle se nieguen a ello.
Sigo en mi lucha por mantenerme creativa y no sucumbir al odio y la desesperación.
Saludos, gracias por compartir ese espacio virtual, me pareció interesante su contenido general

Kepler dijo...

Hola, Sol.
Gracias por venir.

Es verdad que el artículo es largo y que mucho de eso lo conocemos ya hasta la saciedad (o nausea). Lo que me parece más importante es ver cómo un extranjero recién llegado al país va percibiendo la cuestión.
En caracaschronicles mencionaron que el autor desconoce la importancia que ha tenido el petróleo en la sociedad venezolana, que eso le ayudaría a entender la manera en que ahora se quiere reescribir la historia (México también exporta petróleo, pero la dependencia no fue tan grande como en Venezuela y ahora es mucho menor).

Es ante todo un testimonio detallado para otros hispanoparlantes. Por eso lo envié a todos mis amigos fuera del país que hablan nuestro idioma.

Me pregunto si partes de ese texto pueden servir para mostrar a los ninis, muchos de los que parecen a esas ranas que están siendo cocinadas a fuego lento sin que se den cuenta.

Venezuela, pese a los centros comerciales (aun) repletos de importaciones y la tele en cable, está más aislada de lo que muchos creen.

Quizás lo que debamos preguntarnos ahora más que nunca es: cómo hacer para que la gente no se acostumbre más como pasó en Cuba?
Es un reto, pero hay salidas.

Sol dijo...

Kepler, qué canción tan ajustada a nuestra realidad acabas de dejar en mi espacio. Mil gracias!!

Tienes toda la razón debemos empezar por algo y qué mejor si lo iniciamos nosotros mismos. Me alegra estar acompañada en esto. De algo estoy segura no estamos de brazos cruzados, desde el "hacer" con conciencia social estamos tratando de cosntruir la diferencia.

Un fuerte abrazo