Venezuela vista de otro modo: los que no quieren votar






















El presente mapa muestra ciertas tendencias en el referendum del 2009.

Los municipios en azul son aquellos donde el NO ganó con al menos 39% de todos los votos y la abstención fue baja. Los municipios en rojo son donde el SÍ obtuvo la mayoría con al menos 39% de los votos y la abstención fue menor de 39%.
Los municipios en rosa son aquellos donde el SÍ obtuvo más de 39% pero la abstención fue de más de 39%. Los municipios en blanco son aquellos donde el SÍ en general ganó pero con menos de 39% de los votos y una abstención de 39% o más. Los municipios grises son todo lo demás.

Hay municipios rojos, blancos y grises que son más o menos relevantes para las fuerzas democráticas. Con el mapa busco sencillamente resaltar la distribución del abstencionismo. Los demócratas tienen que analizar qué regiones altamente abstencionistas tienen un potencial particular.

La oposición debe salir de sus murallas. En estos momentos los líderes "nacionales" de PJ, de UNT y de otros partidos se la pasan haciendo campaña entre sus municipios. Aunque tienen que concentrarse donde tienen candidatos, realmente jamás han salido de esos municipios porque, francamente, están mirándose los ombligos. Están preocupados por sus rollos híper-urbanos y sus intereses locales.

PJ es el partido de parte de Miranda y parte de Caracas. UNT es el partido de Zulia y en parte de Caracas. AD es el partido que se aferra a Caracas en la persona de Ledezma y que tiene una presencia minúscula en el interior. COPEI "Popular" es el partido de Táchira. Causa R es el partido con alguna presencia en Bolívar...ante todo por la figura de Andrés Velázquez. Poder Popular parece haber descubierto que el interior no es tan insignificante, pero el partido apenas llegó a la corrida ahora. Todos son partidos de caudillos y minicaudillos que, en grado menos dramático que el PSUV, no han conseguido sobreponer la mentalidad medieval que quedó prendida de Venezuela. Y es que tenemos que admitirlo: por nuestro país no pasó el renacimiento y de las revoluciones europeas solo quedaron conceptos sin sentido y referencia, eslóganes que militares y otros caudillos utilizan sin ton ni son.