Una carta de Zaragoza a un pueblo sevillano


Una carta de Zaragoza tarda en llegar a un pueblo sevillano unos dos o máximo tres días. Lo mismo pasaría si la carta se envía de un pueblo gallego a un pueblo catalán. La distancia que hay entre Caracas y Valencia es mucho menor que entre cualquiera de estos puntos. Aun así, en el caso muy hipotético de que alguien se decida a enviar una carta de Valencia a un amigo en Caracas, el destinatario va a tener que esperar uno, dos o más meses. Ese es el Ipostel Revolucionario que tenemos.

El servicio de correos en Venezuela colonial era más efectivo. No quiero proponer volver a la Colonia, pero me quiero preguntar qué pedazo de país hemos construído si no podemos organizar ni lo más simple. No vamos a desarrollar nuestra nación a punta de rendir culto a militar muerto o vivo. El servicio era lento antes de 1998, pero tenía un nivel casi británico si se compara con la cosa que tenemos ahora.